Acupuntura: La medicina tradicional china

La acupuntura es una terapia holística. Forma parte de las prácticas milenarias que integran la Medicina Tradicional China. Consiste en la inserción de agujas en puntos capaces de regular desequilibrios energéticos también llamados desequilibrios del Qi. Sus utilidades son múltiples: aliviar dolores agudos y crónicos, equilibrar emociones, potenciar la fertilidad, aumentar la vitalidad, mejorar la circulación sanguínea, etc.

Concepto y finalidad

La palabra “Acupuntura” es un neologismo creado por los jesuitas residentes en la China del siglo XVIII. Describe “acu” = aguja y “puntura” = punción. El ideograma chino,  en cambio, contiene dos caracteres: el primero, Jin, que significa metal y, el segundo, Huo, que significa fuego. El metal se refiere a la aguja; el fuego, en cambio, a la moxibustión. El objeto de la Acupuntura es preservar el equilibrio entre el Yin y el Yang de los seres vivos a fin de lograr su salud y longevidad.

Generalidades sobre la práctica

La práctica parte de un motivo de consulta y se inicia con el diagnóstico que realiza el terapeuta. Sólo de este modo se podrá plantear un tratamiento adecuado para el paciente. En general, el diagnóstico se hace por medio de una entrevista, la palpación del pulso y la observación de la lengua.

Beneficios según la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la Acupuntura en las siguientes enfermedades:

  • Afecciones bucales.
  • Afecciones gastrointestinales.
  • Afecciones neurológicas y de la musculatura esquelética.
  • Afecciones oculares.
  • Afecciones respiratorias.

acupuntura

Beneficios constatados en la terapia

En la práctica particular, los pacientes que han sido tratados con Acupuntura han encontrado alivio o curación en:

Afecciones gastrointestinales: desaparición de la acidez de estómago y mejora del estreñimiento.

Alteraciones psicológicas: más facilidad para sobrellevar estados de ansiedad.

Afecciones de la musculatura esquelética: desaparición de dolores asociados a traumatismos y alivio de dolores tensionales.

Afecciones articulares: mayor movilidad del hombro (ej. síndrome del hombro congelado) y de los dedos de la mano (ej. artritis); alivio del dolor en el síndrome del túnel metacarpiano.

Cabe decir que, en determinados casos, la mejoría y su prolongación en el tiempo dependen, en gran medida, del  estilo de vida y la dieta del paciente, sin olvidar la cantidad de su propia energía vital. Es un hecho que los pacientes jóvenes responden rápidamente a los tratamientos: en la primera sesión.

Precauciones y contraindicaciones

Se desaconseja el tratamiento con Acupuntura a aquellos pacientes que estén en tratamiento con algún anticoagulante: Sintrom® (Acenocumarol), heparina inyectable o similares. Existe el riesgo, teórico, de provocar una hemorragia. Según el mes de embarazo, hay puntos que el terapeuta nunca aplicará, ya que son abortivos. En ningún caso se practicará Acupuntura si se trata de un embarazo diagnosticado de riesgo por parte de un obstetra o ginecólogo. Nunca se pondrán agujas de Acupuntura sobre zonas tatuadas. Existe el riesgo teórico de introducir tinta en el cuerpo.

Las urgencias médicas no son tratadas, en ningún caso, con Acupuntura. Siempre serán derivadas a un centro hospitalario de medicina convencional. Los pacientes muy debilitados, con fiebre, hemorragias internas, etc. nunca serán tratados con Acupuntura. Antes tendrán que completar los tratamientos pautados por un médico convencional. La Acupuntura podrá ayudarles cuando su organismo esté más fuerte.